Aguiñaga: ¿Las feministas solo defienden a sus amigos?

Marcela Aguiñaga es asambleísta por la Revolución Ciudadana. Foto: Cortesía

Un tuit de la asambleísta Marcela Aguiñaga resonó nuevamente entre los grupos feministas del Ecuador. Ella escribió que no se puede ser «feminista» (así, entre comillas) y ejercer solo cuando se trata de los panas.

«Me atribuyeron un video pornográfico, me insultan, juzgan mi forma de vestir y normalizan todo, no dicen nada», anotó.

La legisladora por la provincia del Guayas pidió, entonces, coherencia a estos grupos que pregonan defender los derechos de las mujeres en el país. » Si vamos a rechazar la violencia que sea la de antes, la de ahora y la que venga», concluyó en su cuenta de Twitter.

Hace poco menos de un mes, exactamente el 16 de junio, Aguiñaga había alertado que el periodista de diario Expreso, Roberto Aguilar, a quien llamó el ‘Arjona’ de los pasillos de la Asamblea, le había dedicado unas líneas demostrando con ello su «capacidad de abusar de adjetivos y expandir su aversión a las mujeres».

Ningún grupo feminista salió a defenderla.

En noviembre de 2019, una fotografía de Aguiñaga, con la espalda desnuda y un mensaje por la eliminación de la violencia contra la mujer causó polémica y generó ataques personales que la legisladora no tardó en llamar violencia política.

Ningún grupo feminista salió a defenderla.