Europa se blinda contra la segunda ola de COVID-19

Preocupación en el mundo por la segunda oleada del virus que se expande por Europa. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció hoy miércoles un nuevo confinamiento nacional para frenar los contagios de COVID-19 a partir de mañana viernes y hasta, se cree, el 1 de diciembre.

Así, los bares, restaurantes y negocios no esenciales cerrarán, pero a diferencia del confinamiento de dos meses impuesto entre marzo y mayo, las escuelas permanecerán abiertas, señaló Macron en un discurso retransmitido por televisión.

De esa forma, el gobierno francés buscaba a toda costa evitar un segundo confinamiento nacional que golpearía a la economía ya fragilizada.

En su lugar, impuso un toque de queda nocturno en París y las principales ciudades del país hace dos semanas que obliga a alrededor de 46 millones de personas -dos tercios de la población- a quedarse en sus casas entre las 9 p.m. y 6 a.m.

En tanto, en Alemania, Angela Merkel anunció medidas drásticas para contener la segunda ola del coronavirus en Alemania, como el cierre por un mes de restaurantes y sitios de ocio, acompañadas de ayudas de hasta 10 000 millones de euros (11 750 millones de dólares) para que la economía enfrente el choque.

Estas medidas «duras y difíciles» buscan «frenar el ritmo muy elevado de propagación del virus», declaró la canciller en conferencia de prensa. «Debemos actuar y es ahora» para evitar encontrarnos «en un estado de urgencia sanitaria», añadió.

Subrayó que las nuevas reglas se aplican a nivel nacional tras un acuerdo logrado en una reunión de crisis con los jefes de gobierno de las 16 regiones alemanas competentes en materia sanitaria.

ES MÁS PELIGROSO

La Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó el lunes 26 a “no bajar los brazos en la lucha contra un virus que estrecha cada vez más el cerco en Europapone a la economía contra las cuerdas, desata protestas e incluso se politiza”.

“No podemos bajar los brazos, no podemos bajar los brazos”, dijo el director general de la OMS, Adhanom Ghebreyesus. “Cuando los dirigentes actúan rápidamente, el virus puede ser frenado”, dijo y advirtió que “es peligroso renunciar a controlar”.

El martes, la OMS dijo que las muertes diarias por COVID en Europa habían aumentado en casi un 40 por ciento en una semana. La doctora Margaret Harris de la organización advirtió que Francia, España, el Reino Unido, los Países Bajos y Rusia habían experimentado algunos de los aumentos más significativos.