Ilegales: La frontera con el Perú es una coladera

Los ilegales son registrados por la policía peruana. Foto: Diario Correo, Tumbes.

En Perú detuvieron a cuarenta extranjeros, entre ellos diez compatriotas ecuatorianos. Ellos, según la policía peruana ingresaron de manera ilegal a su territorio procedentes del Ecuador.

Estas personas fueron detenidas por efectivos policiales en el distrito de Aguas Verdes, en la región Tumbes.

Pero eso no es todo. Ante la carencia de pruebas rápidas en la posta de salud no se les pudo realizar el descarte del COVID-19.

El miércoles 13, agentes de la Policía Nacional del Perú realizaron operativos en varias zonas de la frontera como Tomás Arizola Playa Sur y La Sal, donde los «coyoteros» utilizan puentes artesanales para pasar a ciudadanos extranjeros desde el Ecuador al Perú y viceversa, pese a que las fronteras están cerradas. Asimismo, esta labor se desarrolló en el terminal terrestre de Aguas Verdes, informó el diario peruano Correo.

En el operativo, denominado “Fortaleza”, se intervino a treinta venezolanos y diez ecuatorianos entre hombres y mujeres. Dentro de este grupo había adultos que viajaban con niños y adolescentes.

El comisario Mario Bonilla Bello, manifestó que constantemente con maquinaria pesada se retira los montículos de tierra y puentes de madera que son colocados por personas inescrupulosas de ambos países para realizar el pase ilegal de ciudadanos y de mercadería de contrabando. Sin embargo, estos integrantes de bandas se las ingenian para seguir operando.

“Estamos detrás de los delincuentes que se dedican al tráfico ilícito de migrantes por eso de manera coordinada trabajan agentes de la División de Investigación Criminal (Divincri), Inteligencia y Seguridad del Estado y el Ministerio Público”, sostuvo Bonilla.

Explicó que estos vándalos por pasar a un extranjero de un territorio a otro le cobran entre uno a cinco dólares. Asimismo, los “coyotes” captan a sus víctimas en la línea de frontera para trasladarlos sin documentos en regla a distintas partes del sur del país, muchas veces los asaltan y los dejan abandonados en el trayecto.

5Shares