“La población debe dejar los prejuicios y acudir al psiquiatra como lo hace con el médico general”

Foto: A dangerous method, 2011

No solo lo dice una destacada psiquiatra guayaquileña sino una sobreviviente del COVID-19. La doctora Julieta Sagnay es consciente de que la pandemia ha afectado la salud mental de las personas, no solo en el Ecuador, sino en el mundo. Es por ello que quienes sienten, por ejemplo, signos de ansiedad, deberían acudir, dice, a un psiquiatra como lo hacen cuando visitan al médico general o al cardiólogo.

El psiquiatra es un médico que estudió ocho años en la facultad de Medicina, cuatro años de una especialidad y dos más de una subespecialidad.

Sagnay explica que para que una persona sepa cómo actuar se le debe enseñar a reconocer los síntomas de la ansiedad leve (sensación de ahogo, miedo, preocupación, ganas de llorar), que pueden manejarse con psicoterapia y sin necesidad de medicación. “Para las emociones no se prescribe medicamentos”, refiere.

Pero cuando esa ansiedad traspasa el límite de tiempo, que es de dos semanas y los síntomas de estas personas van en aumento, como palpitaciones y complicaciones gástricas debido al cortisol que se genera, las personas no acuden al especialista correcto porque creen, por ejemplo, que es un infarto lo que les sobreviene. Y van al cardiólogo o al gastroenterólogo, cuando debieran ir al psiquiatra. ¿Cómo diferenciar un infarto de una ansiedad? “El infarto te da, la ansiedad es un cuadro que constantemente se repite, se confunde mucho con las crisis de pánico”.

“Muchas veces estas personas buscan un cardiólogo, gastan muchísimo dinero en pruebas de esfuerzo, pruebas de holter, por ejemplo y no tienen nada. Buscan también al gastroenterólogo porque sí tienen problemas psicosomáticos, es decir, no tienen un origen orgánico sino psíquico debido al cortisol”, explicó Sagnay en conversación con Reporte Ecuador.

Y aquí viene la gran pregunta ¿Por qué no acudimos al psiquiatra? Muchos tenemos el prejuicio, que se ha extendido de generación en generación, de que el profesional de la psiquiatría “trata a los locos”, cuando esto no es así.

“Muchas veces no acuden al especialista mental porque creen que les van a prescribir medicamentos que les cause dependencia. Pero, las medicinas psicotrópicas que podrían generar una dependencia se hacen en recetas especiales. El problema es que el medicamento que va al origen del problema tarda dos semanas en funcionar, mientras tanto se puede dar al paciente un calmante mientras los otros medicamentos funcionan. Los antidepresivos no causan adicción, son medicamentos que se utilizan a largo plazo y van de la mano con la psicoterapia”, dice la psiquiatra.

“Yo le digo al paciente que está mejor porque la medicina lo puso bien, pero ¿qué pasa cuando te la retire? Si la persona no sigue un proceso psicoterapéutico y el psicólogo no le enseña a canalizar esas emociones y esas preocupaciones, puede recaer. Las personas son como un gran balde de una camioneta que van acumulando basura emocional hasta que esa camioneta se derrumba y el cuerpo empieza a reaccionar”.

NAVIDAD Y FIN DE AÑO

Diciembre es el mes de la Navidad y fin de año, pero también el periodo en el que más suicidios se registran en el país. Ya sea por depresión o por soledad, las personas toman la fatal determinación de quitarse la vida. Y este 2020 preocupa aún más por las secuelas y el luto que ha dejado en miles de familias el COVID-19.

Sagnay explica que con esta pandemia las personas están muy pesimistas debido al confinamiento, miedo al virus, a la infección y a morirse. Muchos tienen estrés postraumático por las muertes de sus familiares más cercanos. Este es un tema que debe enfocarse en ¿cómo van a enfrentar estas personas la Navidad? ¿Cómo le dices feliz Navidad a alguien que ha perdido a sus seres queridos?

“Aquí hay que evaluar la ideación y los intentos de suicidio. La conducta suicida no es una enfermedad. Es una conducta que se encuentra dentro de muchas enfermedades. Y aquí es la necesidad de que acudan al

Cuando una persona tiene una ideación suicida, el psiquiatra evalúa si esto se debe a una acción reactiva a algo que sucedió, por ejemplo, el abandono de la pareja, o si esto es parte de un trastorno depresivo recurrente o refractario, que quiere decir que no cede ante ningún tratamiento. O si esto es parte de un cuadro psicótico (esquizofrenia) donde unas voces comando le ordenan matarse o matar a los demás.

Pero también si el paciente está dentro de un trastorno obsesivo-compulsivo que se vuelve una idea delirante, repetitiva, inamovible e indestructible a no ser que se le dé medicación. O si esto es consecuencia del consumo de drogas. Entonces esto es algo que requiere una evaluación psiquiátrica.

“Aquí también la contención con psicoterapia, pero el que debe evaluar, diagnosticar y tratar es el médico. Ante una ideación o intento suicida lo primero que se debe hacer es hospitalización. Esto no se debe tratar en un consultorio porque muchas veces los medicamentos tienen un afecto adverso, algo que requiere ingreso y ser tomado en serio especialmente en el caso de los hombres, que son los más impulsivos, y los adolescentes”, indicó.

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

En el caso de la violencia intrafamiliar, un problema que también se ha incrementado en estos tiempos de pandemia, dijo que esta se debe en muchos casos al consumo de alcohol o drogas.

“Es lo que siempre les digo a las madres y a las esposas, tú guardas peligro con esta persona porque, por ejemplo, los alcohólicos y quienes consumen cocaína tienen detonado el circuito paranoide, es decir ellos creen que alguien les quiere hacer daño, se tornan celópatas con las esposas, ven cosas que no son ciertas y las acusan de cosas irracionales. Realmente ellas guardan peligro. Vivir con un alcohólico o con un adicto activo es una bomba de tiempo”.

La psiquiatra finalizó señalando que habría que investigar si la mayoría de los femicidios se han dado bajo los efectos de estas sustancias, lo que no quiere decir que todos los femicidas consumen drogas, “pero sí puedo decir que todos los que consumen drogas y alcohol detonan la violencia intrafamiliar”.

7Shares