Prisión preventiva: No se conoce el paradero de los hermanos Bucaram

Foto de archivo de Dalo Bucaram. Él se encontraría en Miami.

Con la orden de prisión preventiva dictada por la jueza Gianella Noritz, los tres hijos del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz se convirtieron en prófugos de la justicia ecuatoriana. Dalo, Jacobo y Michel no han sido ubicados hasta el cierre de esta información.

Los tres son procesados por la presunta comisión del delito de asociación ilícita por la venta irregular de insumos médicos a los hospitales del Estado durante la pandemia. La decisión de la jueza Noritz se conoció entrada la madrugada del viernes 31 de julio.

La prisión preventiva recaerá también sobre Daniel Salcedo y su hermano Noé . Salcedo Bonilla fue trasladado a la cárcel El Inca, de Quito después de permanecer 48 días asilado en el Hospital Guayaquil. Igualmente para Stéfano Adum, Karina Cadena, Jorge Henriques, Federico Zenck, Xavier Jordán y Pablo Mendoza. Mientras que María Gabriela Pazmiño, Jorge S., Marco S. recibieron prohibición de salida del país.

Las supuestas actividades ilícitas, según las investigaciones, habrían hecho posible que los acusados obtengan ingresos cuyos valores no han podido justificar, figura que se enmarcaría en signos exteriores de riqueza.

Estas actividades, presuntamente irregulares, habrían provocado que los acusados obtengan ingresos que no han podido justificar y que constan en el sistema financiero nacional. La audiencia de formulación de cargos se prolongó por quince horas en la Unidad Judicial del centro comercial Albán Borja, en el norte de Guayaquil.

De acuerdo a la indagación de la Fiscalía, se obtuvo informes derivados de investigaciones de la vinculación existente entre los acusados, así como los insumos hospitalarios incautados en un local deportivo de Guayaquil.

Además se ha podido obtener «registros societarios de cada investigado, así como los de la Unidad de Análisis Financiero y Control (UAFE) y del Servicio de Rentas Internas (SRI)».

Dalo y Michel Bucaram se encontrarían en los Estados Unidos, mientras que de Jacobo no se conoce mucho. Tan solo una información de alerta de fuga que se transmitió el fin de semana pasado a las dependencias policiales, en particular en las zonas de frontera.