VETO: Por «fuerza mayor» no se podrá despedir a los trabajadores

El presidente realizó 32 observaciones a la Ley de Apoyo Humanitario. Foto: El Comercio

El presidente Lenín Moreno planteó el martes 9 de junio 32 objeciones a la Ley de Apoyo Humanitario para, dijo, sostener el empleo, incentivar la producción, asegurar la provisión de servicios y reforzar el apoyo a las familias ecuatorianas.

En su cuenta de Twitter, el mandatario trasladó el tema al terreno de la Asamblea Nacional, de la que, agregó, el país espera una respuesta positiva.

Entre los puntos destacados del veto presidencial, está la corrección de la frase “fuerza mayor” para evitar abusos, preservar las fuentes de trabajo y evitar que cierren los negocios.

Moreno explicó que el Estado garantiza que los acuerdos laborales no reduzcan el salario básico.

La denominada Ley de Apoyo Humanitario que aprobó la Asamblea Nacional el pasado 15 de mayo y que generó rechazo entre la fuerza laboral del país, establecía la vigencia del contrato emergente hasta por dos años. El veto presidencial lo reduce a un año.

El presidente dijo también que aquellos padres de familia que perdieron su empleo y que tienen a su hijos en colegios privados, tendrán el apoyo del Estado para matricular a los educandos en los colegios públicos.